Seguidores

domingo, 24 de febrero de 2008

Mi puerta (dos)

No me gustan las mediciones ni calcular las distancias.
No uso ábacos ni tabulo aniversarios de bodas
ni fechas obituarias.
Apenas sé que tengo un par de brazos para retenerte
y mi puerta siempre abierta
para que entres y te acomodes en mi cocina
y recibas por la ventana
aromas de bosques antiguos que vienen de lejos,
sólo el que viene de mi jardín con el rocío de la hierba fresca.
Ya está el café en la mesa dispuesto para beberlo
como mis manos para acariciarte.