Seguidores

lunes, 30 de noviembre de 2009

¿COMO DESPERTAR A MI NIÑO?

¿Cómo despertar a mi niño
escarcha fría en mi memoria,
inmóvil en amarillentas fotografías,
sueños y pantalones cortados a la rodilla,
almohada dormida en noches eternas sin caricias?


¿Cómo despertar a mi niño
si he sido albañil levantando cercas,
esperando el crecimiento de la zarzamora
para que el niño el mundo no vea?
Es cierto, niño dormido, que hay intenciones
no reveladas, caminos interrumpidos,
premuras infinitas sin causas.


¿Cómo despertar a mi niño que llevo dentro
si duerme en su cama antigua?
He comenzado a hablarle quedamente
de paltos, perales, geranios y rosas,
de gallinas y pollos, 
del Bobby en el patio de la casa 
y no despierta.

 










¡Mi niño, abre tus ojos!
Quiero mirar las auroras junto contigo,
construir silencios y palabras.
Sólo unas palabras serán suficientes,
niño de mi alma, unas breves palabras,
ubre alimentaria de vida y consuelo.


Quiero contarte que ya no vivo 
con una pena en el alma y un silvo en el camimo,
que mis temores han enmohecidos
por abrazos y sueños.
Es cierto que aún tropiezo pero ahora me perdono,
que quedan soledades 
pero mi puerta está siempre abierta.


Despierta niño en el fondo de mi alma,
tenemos tiempo de ser amigos.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

OJALA CERRARAS TUS OJOS

Ojalá cerraras tus ojos oscuros
para que no veas en los míos postreros recatos
ni añosas plegarias no escuchadas 
o mi búsqueda incansable de pasos y estaciones.

Con retazos crepusculares en mi piel aún candente
despierto tu suave luz de luna
y la brizna en vendaval se convierte
y ardemos como artorchas iluminando 
de certezas nuestras vidas.
 
De alabastro y viento, de fortalezas y oscuridades,
de infiernos turbulentos y cielos desmedidos 
es nuestro amor,                                                                        
danza interminable consumiendo siglos, 
inmobilizando la jornada en el planeta.
Y soy vino, encuentro, río y quebrada,
madrugador de sueños y distancias
e intérprete de tus gestos sensuales que desgranan al olvido
mis últimas severidades.

lunes, 26 de octubre de 2009

SOLO A VECES

A veces, sólo a veces, quisiera cambiar mi camino de siempre, 
renunciando a formalidades y protocolos añejos,
inaugurar una nueva era de significados que acrediten
mi calidad de transeúnte enérgico o vulnerable,
de manos más transparentes que antes,
pies de raíces y hierbas.

Quisiera correr con otros por las calles
soltando globos al infinito
que besen las nubes y estallen felices.

A veces quisiera ser tu amante clandestino,
conocer tus lencerías y oler tu cuerpo entero.
Y saber cómo cantas, cómo gritas y lloras,
descubrir cuál es la fe que te mueve.

A veces, sólo a veces, sueño
que tu soledad busca mi camino.

martes, 29 de septiembre de 2009

LA MURALLA

Mi corazón es amplio como estas paredes
y como estas paredes está manchado con mensajes
inenteligibles y espesos para muchos de los que pasan de largo,
para otros la necesaria rebeldía 
o el cansancio a la orilla del camino. 


Si te detienes verás mi corazón que no es de carne ni de madera;
es de cemento y mira de frente a la vida,
casi un muro de lamentos en verano, casi olvidado
en mis inviernos.


Puedes apoyarte, patearme, maldecirme, 
puedes encontrar mi sombra que te acoja
o esconder tus penas que trizan tu sonrisa
pero no impidas que el musgo y la hiedra
vayan cubriendo mis dos caras

viernes, 25 de septiembre de 2009

TU MIRADA

Busqué tus ojos y me encontré con tu mirada
ancha y profunda de océano,
y tu pequeña brisa estremeció mi nave.

Mi espesa conciencia
pretendía conocer tus secretos, 
tus antiguos amores,
tus nubes de aurora,
tus sombras oscuras y tus esperanzas.
Antes que pudiera descifrarlas en tu mirada
sellaste la ventana de tu alma
dejando mi nave perdida
en el fondo de mi mar oscuro.

miércoles, 5 de agosto de 2009

TREINTA Y TANTOS

Caminamos juntos bebiendo la misma brisa,
escribiendo en el secreto cuaderno de nuestra historia,
levantando las manos contra la injusticia,
renaciendo cada vez que el útero de la existencia
nos concede nuevas auroras.


Hemos caminado mucho y estamos cansados
a veces de caminar juntos
Así regañas que la casa está triste y demacrada
siendo mi guarida favorita;
mientras buscas conchitas en la orilla
procuro encontrar nuevos puertos y otras estibas.
En fin, yo afirmando mi credo libertario,
sin cielos ni evernos, y tú lamentándolo.


A pesar de esta alquimia de azufre y belladona,
estamos libando la misma flor en la zarza
que marca el rumbo norte para siempre,
y ya no puedo levantar mi antorcha
si tú, mujer, no me sostienes el brazo.

miércoles, 8 de julio de 2009

A VECES LA VIDA

A veces la vida cuando la miro al espejo
me entrega una acuarela cansada de viento
que lleva a la otra orilla las hojas secas
y algunos frutos que ya existieron,
secretas codicias, antiguos amores
que remando en la memoria caen
extenuados al fondo del mar oscuro.


A veces cuando doblamos la esquina
la vida nos da con otra calle,
con otra forma de patria, de manos y trementina
y marchamos hacia nunca bien lo sabemos,
abandonando las bodegas, las uvas acumuladas.


Palpo mis extremos de grietas y cimiento,
de volcanes indomables y tambores lejanos,
fábrica originaria de sensaciones y desvelos,
de prisiones y alquerías,
de versos aún no escritos.
Entonces digo a la vida: "Pasa por mí a menudo"
y ella contesta: "Estoy en tí esperando me despiertes".
Y la abrazo como abrazan las algas en la orilla.

viernes, 26 de junio de 2009

ANTES Y AHORA

En mis jóvenes estaciones los vientos invisibles del misterio
me traían certezas de un dios siempre presente.
Como Abel mis pensamientos subían a las nubes
y del cielo bajaba la esperanza prometida.


Pero sentía alejarme
del crisol, de la premura inevitable y organizada,
del pan y de la harina, de los amores y madrugadas,
del juego de los ríos y la constancia de las olas,
del placer de querer descifrar el ritmo de tu cuerpo.


Ahora descubro a Dios en el centro de las cosas
y de las constelaciones,
en los que fundan la justicia
con sudor y esperanzas.
Y en tu mirada que busca mi hambre
y mis afirmaciones.

viernes, 29 de mayo de 2009

SE QUE NO VOLVERA

Sé que no volverá
pero no me lo digas.
Se han vuelto grises las blancas nubes de antaño
y son más largos los inviernos.


Aunque griten mis piernas iracundas
y mis manos quebradas
apenas toquen tu puerta
y las avispas negras
revoloteen en mi espalda,
me resisto ser cronista
de mis batallas clandestinas,
de mis naufragios anunciados.


Ya he redimido mi alma de rencores
y no me asusta el enojo de los dioses
prometiendo futuro
a cambio de subordinaciones.
Me quedo en este presente profundo
aunque me una con los pájaros
de alas dolientes.


Sé que no volverá la primavera
o no será como antes
pero caminaré hasta el final
con mi sayal de peregrino
y cantaré a mi huerto
mientras descubra brotes nuevos.

lunes, 4 de mayo de 2009

MAÑANA SAGRADA

Tenía todo listo para marcharme cuando la encontré abandonada sobre la mesa. Con cirujana eficiencia dividí en dos su cuerpo, recordando que mi madre decía que era sagrado. Sobre la tostadora su vientre se fue tornando de un color dorado casi marrón, que acaricié con mi margarina favorita. ¡Oh, grata marraqueta, cómo te amo en esta madrugada!

jueves, 30 de abril de 2009

EL DEBUTANTE (CUENTO)

Ella era grande y hermosa; él recién había pasado su adolescencia, de aspecto cansado. Ella le abrazaba como se abraza a una mascota nueva; Él no podía ver las nubes ni los árboles sino sólo su carne. Ella murmuraba frases que a él le prohibían.
De repente sucedió que toda su existencia solitaria se convertía en una locomotora que, sin frenos, aumentaba su velocidad hasta llegar, inevitablemente, a la exaltación. No sabía si estaba muerto hasta que una voz le dice: "vete" y aspiró todo el aire en sus pulmones. "¡Vete!", le gritó fuerte.
La calle, los árboles y el viento -que habían cambiado no sabía de qué manera- observaron sus pasos que lo llevaron al límite del pueblo. Y allí se puso a reir. O a llorar. Hasta ahora no lo sabe.

TU FAROL

Si después de mi jornada,
al borde de la noche,
sobre la puerta divisara 
tu farol encendido 
sabré que es una estrella
de un cielo prometido.

MI PLAYA

Mi playa soleada
quedó distante
y el muelle,
entre niebla,
perdido.

domingo, 19 de abril de 2009

CIRUELO CALLEJERO

Pareces
desestimado fruto de ciruelo callejero
escrito con dolor sobre el cemento
junto al paso peregrino.


Tu voz no fue escuchada entre tantas ofertas,
entre tantas mentiras convertidas en verdades.
Tu voz, perdida en la farándula elegante,
se quedó abandonada en las gavetas de mañíu,
trabajador de mi patria en movimiento.


Ahora tus gritos son pétalos de flores endurecidas
que desgranan antiguos aromas,
viejas conquistas logradas
que se pretenden borrar en nocturnas reuniones.


¿Qué piden los hombres y mujeres que trabajan?
El pan cotidiano y la porción de sueños
en la pequeña patria de la familia.