Seguidores

viernes, 19 de febrero de 2010

MIS VERSOS SON HUELLAS

Son huellas de peregrino mis versos
empecinados en horadar la tierra
en busca de silencio y sabiduría
Son las oscuras pertenencias que arrastra
el vagabundo solitario:
alguna llave de puerta olvidada,
piedras de constelación lejana,
guijarros que lleva a cuestas 
como yo mis versos engendrados,
esos que necesito como el viento a las hierbas
que sacude con ternura
para no sentirse solo.


Mis poemas son trigo de la jornada
aunque escasos deben ser los que hacen pan
con su carne.
Son algas abrazándose
a voces infinitas y cercanas.
Son la tierra caliente que alguien refresca
con manos de aromas silvestres
en la humedad del rito de la vida,
de comunión y asombro,
de sosiego de estrellas sucumbiendo a la aurora,
anuncio de nueva jornada.