Seguidores

lunes, 13 de junio de 2011

PUÑAL ABANDONADO

Bajo las sombras húmedas
me oxidaré como puñal abandonado
que pudo asesinar y no lo hizo
o hacer justicia a tiempo
a la parsimonia de los jueces.


Como puñal que nadie recoge
de crimen ocurrido
quedaré abandonado en un invierno,
recibiéndome las escamas frescas de la tierra.
Mis versos serán uvas verdes
que no maduraron.











Nunca marché con traidores
tampoco desbordé mi vaso con los amigos
en este otoño largo y delgado
que me convierte en árbol cuyas raíces
siguen buscando la savia espesa
de una verdad aún no conseguida.