Seguidores

martes, 18 de febrero de 2014

EL QUILTRO

Soy un quiltro
que vaga invisible por las calles
sin que alguien diga mi nombre.
Voy aprendiendo 
el lenguaje de mis congéneres 
mientras busco
algo de comida,
con el corazón triste y solo,
sin desdeñar su sabor amargo. 












Soy amigo
del perro de la parroquia:
guapo, fornido y bien alimentado,
luciendo sin orgullo su collar
con una cruz adornado.
Mientras regreso enfermo de andar y andar
me pide le cuente cómo son las calles,
las esquinas y sus olores
en las noches cuando casi todo
termina.
Yo le cuento cómo ha sido mi recorrido
y de mi inmensa pena
que mi familia me haya abandonado.

Vicente Corrotea A.


Fotografía de Eduardo Villagrán