Seguidores

domingo, 23 de marzo de 2014

RECUERDOS DE MI PUEBLO

Debajo de un racimo de estrellas
vivía mi pueblo
que se acurrucaba junto a la luna
hasta que la despertábamos
para que acompañara
nuestras carreras
fustigadas por el frío.
Era el tiempo 
en que los inviernos parpadeaban
sobre los espejos de escarcha
que con pueril respeto 
trataba que se perpetuasen
en el temprano camino al colegio,
pero mis compañeros
rompían mis sueños de cristales
en una desordenada embestida 
de caballeros de la Edad Media.














Mi pueblo
-lo supe después-
era parco y estrecho
con no más envergadura 
que la de una gallina con sus pollos.

De vuelta del colegio
de tinta azul y tiza blanca, 
me esperaba la voz de mi madre solitaria
exigiendo cuidados ante el brasero,
ombligo de mi casa,
y de la fiel tetera, festiva y oscura.

Autor: Vicente Corrotea A.

Pintura de la Colección de Google